Historia

foto-1.jpgLa tradición vinícola de la familia Pérez Foncea se remonta hasta finales del siglo XIX, pero sólo a finales del XX (1984) se acomete el mercado de vinos embotellados.

Hasta entonces sus esfuerzos se habían centrado en la elaboración y venta de graneles para bodegas embotelladoras.
En 1984 Luis Pérez Foncea decide transformar la antigua alcoholera de Fuenmayor en una bodega moderna y funcional de elaboración, crianza y embotellado de vinos de Rioja.

Incorpora a sus conocimientos la más moderna tecnología y arranca la elaboración de unos caldos que expresan toda su personalidad. Aquel primer proyecto se llamaba Bodegas Luis Pérez Foncea e hijos y con la marca, Tondeluna, apoyada en 35 hectáreas de excelentes viñedos, empezaba su andadura comercial.

 Muy pronto el mercado vinícola empuja al propietario a realizar una ampliación y a introducir algunos cambios. La bodega se transforma en septiembre de 1996 en una Sociedad Limitada y los hijos de Luis Pérez Foncea se incorporan definitivamente a la empresa. Nace así Bodegas Vallemayor S.L. que, a día de hoy, cuenta ya con 60 hectáreas de viñedo propio.

A su vez Vallemayor se convierte en la marca emblema del nuevo proyecto y en el principal motivo de impulso para el desarrollo técnico y comercial de la bodega hasta el día de hoy.